Conócenos

El nacimiento de Fundació Gaspar no se entendería sin el legado de la familia Gaspar. “Los Gaspar” han estado involucrados en la promoción del arte moderno y contemporáneo en Barcelona desde hace más de un siglo, principalmente con la mítica Sala Gaspar, por donde pasaron artistas de la talla de Picasso, Miró, Braque, Calder o Tàpies, entre muchos otros.

En la fundación entendemos el arte contemporáneo como un gran mapa con muchos matices y sutilezas. Queremos dar a conocer a creadores con diferentes aproximaciones, discursos y sensibilidades, que muestren la riqueza del panorama internacional y por tanto ampliar el conocimiento artístico de nuestra ciudad y sus visitantes.

Pretendemos dar cabida a aquellos artistas relevantes de nuestra contemporaneidad que no hayan expuesto anteriormente en Barcelona, o no lo hayan hecho de una manera regular, extendiendo de esta manera la labor realizada por otras instituciones. En Fundació Gaspar nos esforzamos para ofrecer a la ciudad un nuevo espacio cultural donde cada visita se convierta en una experiencia grata, educativa, estimulante e inolvidable.

Valores

La independencia: el programa se construye sin influencias institucionales o comerciales.

El factor humano: Fundació Gaspar no cuenta con grandes infraestructuras ni presupuestos, pero sí con un equipo joven, amante del arte y que colabora desde la pasión y la ilusión, mimando cada detalle del espacio y de la programación.

El legado: Fundació Gaspar se ubica en Barcelona, el lugar donde la familia inició su andadura dentro del mundo del arte con la histórica Sala Gaspar.

La ambición: el espacio pretende convertirse en un punto de referencia dentro del panorama internacional de exposiciones.

Una experiencia global: el arte contemporáneo se respira en todo el espacio; en el bar, la tienda, la terraza y dentro de un palacio del s. XV para que tu visita a la Fundació sea una experiencia en sí misma.

Sala Gaspar

Sala Gaspar fue fundada en 1909 por Joan Gaspar i Xalabarder como tienda de marcos y lunas. Pronto empezó a exponer la obra de sus amigos, de la generación de pintores modernistas catalanes, como Meifrén, Casas o Nonell. Finalizada la Guerra Civil Española, su hijo Miquel Gaspar Paronella tomó las riendas del negocio junto a su primo Joan Gaspar. En 1944, la tienda gozó de una profunda remodelación, que amplió la sala de exposiciones y relegó el negocio de marcos a un segundo plano.

La década de los 50 supuso el punto de inflexión en la historia de la galería. Durante esos años, se expuso por primera vez a Antoni Clavé, en la que sería la primera exposición de una larguísima amistad y carrera conjunta. También fue en los 50 cuando “los Gaspares” conocieron a Pablo Picasso, del quien organizarían la primera exposición en España después de la Guerra Civil, en 1955. A partir de esa exposición se sucedieron muchas más con el artista, siendo la de 1960 la más relevante, por la calidad, cantidad y importancia de las obras expuestas. Y, por último, también se incorporaría al proyecto Joan Miró, con quien seguirían colaborando hasta su muerte.

La colaboración con Picasso, Miró y Clavé supuso un salto de calidad para la galería que permitió atraer a los artistas más influyentes del momento y de las generaciones venideras, así, en las salas de exposición de la Gaspar colgaron, entre muchas otras, obras de: Braque, Chagall, Calder, Dalí, Pollock, De Kooning, el grupo El Paso, Tápies, Chillida, Dubuffet, Sam Francis, Warhol, Oldenburg, Lindstrom, Mitoraj, Flavin, Long o Merz. Por otro lado, la Sala Gaspar siempre mantuvo una política activa de apoyo al arte contemporáneo español y catalán; la galería trabajó con artistas como: Alfaro, Villélia, Gudiol, Vilacasas, Claret, Hernández Pijoan, Tharrats, Viladecans, Bartolozzi, Arranz Bravo, Uclés, Lamazares o Brinkmann.

Tras la muerte de Miquel Gaspar en 1989, la galería cerró sus puertas en 1996 después de casi cien años de dedicación al arte contemporáneo. Sin embargo, la saga Gaspar no se acabó con el cierre de la galería, varios miembros de la familia siguieron ligados al mundo del arte en diversos proyectos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Organización

Patronato de Honor

     Filomena Alba Vda. de Gaspar (In Memoriam)

     Ambrosio Aznar

     Josep Gaspar

Patronato

     Antonio Fernández-Cid

     Ana Gaspar

     Moishan Gaspar

     Ruth Morales

     Carlos Yzaguirre

Junta Asesora

     Luís Cuesta

     Dr. Gamaliel R. Herrera

     Gloria Moure

     Borja Orozco

     William A. Royall, Jr.

     Fernando Salas

     Adam Singer

     Waqas Wajahat

Palau Cervelló

El edificio conocido como Palau Cervelló se encuentra en el núm. 25 de la calle Montcada de Barcelona. Tradicionalmente las casas señoriales de la calle Montcada suelen ser denominadas palacios, acepción que no es correcta si atendemos tanto a su tipología constructiva como a la promoción de las mismas. Estos edificios fueron promovidos por algunas de las familias más importantes de la clase acomodada barcelonesa, en ningún caso familias nobles.

La finca está ubicada en uno de los lugares más destacados de la ciudad de Barcelona por la amplia trayectoria histórico-constructiva de las edificaciones que en ella se encuentran. Estas casas señoriales tienen su origen en el periodo medieval (siglos XIII, XIV y XV), aunque las reformas barrocas practicadas -en algunos de ellos de gran relevancia por la calidad material y por su ejecución- las convierten en uno de los mejores testimonios de arquitectura residencial noble de Barcelona.

En el caso de la Casa Cervelló, los testimonios materiales se remontan a los alrededores del siglo XIV, pese a las reformas posteriores. Además de los testimonios materiales, la documentación histórica apoya esta propuesta cronología. Por un lado la noticia del nacimiento de Santa María de Cervelló (siglo XIII), tradicionalmente asociada a esta casa y por otro, el fogaje de 1363 que da noticia de la configuración parcelaria de la calle Montcada, perfectamente determinada a mediados del siglo XIV.

El edificio fue objeto de numerosas intervenciones a lo largo de su historia que modificaron considerablemente el proyecto arquitectónico original medieval. Estas reformas renacentistas y barrocas dan buena muestra de la gran relevancia del edificio y la gran inversión de dinero que se realizó en las diferentes épocas para mantener la casa dentro de las necesidades y los marcos estilísticos de cada periodo.

La fachada destaca por la presencia de elementos estilísticamente muy dispares, correspondientes con actuaciones de diferentes cronologías. Destaca de este frontispicio la gran portalada de piedra con un arco de medio punto adovelado, probablemente obra del proyecto arquitectónico medieval, aunque la gran anchura de las dovelas sugieren fechas posteriores.

El patio descubierto es uno de los elementos más emblemáticos del conjunto y en general uno de los más relevantes de la arquitectura histórica residencial de Barcelona. En el patio se localiza una magnífica escalera noble de piedra que conduce a la planta principal. Esta escalera es uno de los modelos de escalera cubierta más curiosos de la arquitectura del siglo XVII en Barcelona. Aquí nos encontramos frente a una reforma de la estructura medieval y no de una construcción posterior. Los grandes arcos que configuran la cubierta rampante de la escalera se sustentan sobre unas esbeltas columnas que muy probablemente -dada su tipología- fueron aprovechadas de una galería del siglo XVI que habría en uno de los frontispicios del patio.

Las aperturas localizadas en las diferentes fachadas son obra de diversos proyectos arquitectónicos, motivo por lo que en un mismo frontispicio conviven ajimeces de dintel apuntado (siglos XIII-XIV), ventanas fajeadas con ménsulas esculpidas (siglo XVI) y otras con dinteles rectos y jambas fajeadas (siglos XVII y XVIII). También son visibles algunas reformas del siglo XIX que afectan especialmente a arreglos y cambios en los accesos a diferentes estancias de la casa.

La planta baja dispone de otro espacio relevante del conjunto tanto por su tipología como por la cronología de los mismos. Destacan los grandes arcos adovelados de piedra apuntados, muy probablemente de origen medieval y que se configurarían como arcos medianeros. Posteriormente, el espacio de la planta baja se habría visto ampliado, lo que conllevó a la construcción de unos grandes arcos de ladrillo en sardinel y que tendrían relación con la construcción de un patio superior a nivel de planta noble.

Esta casa fue la residencia de la familia Cervelló hasta el siglo XVIII, momento en que pasó a los Giudice, una importante estirpe de comerciantes genoveses. En la década de 1950, el inmueble era propiedad del marqués de Vilallonga, momento en que se realizó una restauración a cargo del Servicio Municipal de Conservación y Restauración de Monumentos.

Desde 2015, el Palau Cervelló acoje la sede de la Fundació Gaspar de Arte Contemporáneo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Patrocinadores y Colaboradores

Nuestro agradecimiento a los patrocinadores y colaboradores cuyo apoyo y compromiso con el arte contemporáneo han hecho posible la creación, la puesta en marcha y el continuo funcionamiento de Fundació Gaspar. Para conocerlos, visítalos utilizando los enlaces proporcionados. Para más información sobre patrocinios y colaboraciones, contáctanos en: info@fundaciogaspar.org.

Patrocinadores

conecta2             

Colaboradores

 

                                 kessler